sábado, 22 de septiembre de 2012

COMUNICADO DEL ARZOBISPADO DE CARACAS ANTE LA PROXIMIDAD DE LAS ELECCIONES EL 7 DE OCTUBRE DE 2012



COMUNICADO DEL ARZOBISPADO DE CARACAS SOBRE ELECCIONES PRESIDENCIALES 2012

1.- Movidos por nuestra solicitud pastoral y cerca ya de las elecciones presidenciales, nosotros, el Cardenal Arzobispo de Caracas y los Obispos Auxiliares, cumpliendo nuestra misión de constructores de la paz en nuestra querida Ciudad de Caracas, hacemos un llamado a participar activamente en este importantísimo proceso electoral.

2.- Votar es una seria obligación moral. Se trata de fortalecer la democracia y garantizar el bien de los venezolanos, sin exclusión ni discriminación alguna. Estamos todos llamados a participar activa, decidida y solidariamente ¡Es la hora de votar!

3.- Es preciso recordar que el voto es secreto. Así lo aseguran tanto el Consejo Supremo Electoral como técnicos de diversos sectores políticos. Solo Dios sabrá por quien votaremos. Rechacemos las amenazas indebidas. El voto libre es un derecho que debemos ejercer con valentía y de acuerdo a nuestra conciencia.

4.- La violencia-de cualquier clase- no es cristiana, y debe ser totalmente excluida durante el final de la campaña electoral y, sobre todo, el día de las elecciones. Todos, especialmente los organismos del Estado, los diversos actores políticos y el Plan República, están obligados a garantizar la ausencia de violencia y el orden público. El pronto anuncio de los resultados favorecerá el clima de serenidad y la acogida de los mismos.

5.- Exhortamos a todos los venezolanos a respetar la voluntad popular que se exprese en las elecciones. Como árbitro, el Consejo Nacional Electoral está llamado a tomar las medidas necesarias para que los comicios se efectúen con todas las garantías de imparcialidad y transparencia. En especial exhortamos a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a que, cumpliendo su deber constitucional, ejecuten con imparcialidad el Plan República, garanticen el respeto a los resultados, e impidan cualquier transgresión del orden público.

6. Jesucristo es el Señor de la historia. Por ello invitamos a orar especialmente por la paz en Venezuela. Con esa intención realizaremos, del 28 de septiembre al 6 de octubre, una Novena de oración con el Rosario, promovida por la Conferencia Episcopal Venezolana, en preparación al día de Nuestra Señora del Rosario, 7 de octubre, día de las elecciones.

7.-Encomendemos, pues, nuestra querida Patria a la maternal intercesión de María Santísima, Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, para que Dios nos conceda resolver nuestras diferencias pacíficamente y vivir todos como hermanos.

Caracas, 19 de septiembre de 2012

Cardenal Jorge Urosa S.

Arzobispo de Caracas

Mons. Luis Armando Tineo R./ Obispo Auxiliar de Caracas.

Mons. Jesús González de Zárate/ Obispo Auxiliar de Caracas

Mons. Fernando Castro A/ Obispo Auxiliar de Caracas

Mons. Tulio Ramírez P/ Obispo Auxiliar de Caracas

Mons. Nicolás Bermúdez V/ Obispo Auxiliar Emérito de Caracas

 

domingo, 9 de septiembre de 2012

BENEDICTO XVI A LOS SEMINARISTAS DE VENEZUELA: “LA IGLESIA ES MISIONERA POR NATURALEZA”
La Diócesis de Guarenas fue anfitriona del encuentro nacional de seminaristas y formandos religiosos, del 26 de agosto al 2 de septiembre, en el que más de cien futuros sacerdotes compartieron el mensaje de Jesucristo en las parroquias y comunidades del eje Guarenas, Guatire y Barlovento, bajo el lema: "Cristo Vale la Pena, Vale la Vida".



El Papa Benedicto XVI envió un mensaje a "los participantes al Encuentro Nacional Misionero, que se realizara en la Diócesis de Guarenas del 26 de agosto al 2 de septiembre de 2012", complacido por esta iniciativa, "que se propone reavivar la conciencia de que la Iglesia es misionera por su propia naturaleza".
De esta manera lo dio a conocer Monseñor Gustavo García Naranjo, durante la eucaristía de cierre que presidió este domingo en la Catedral "Nuestra Señora de Copacabana" de Guarenas. El Prelado leyó el mensaje del Sumo Pontífice dirigida al seminarista Jeampier Rojas Romero, presidente del Comité de Seminaristas y Formandos Religiosos de Venezuela (COSEFORVEN), y al resto de integrantes que organizaron esta actividad.
En su mensaje el Santo Padre espera que gracias a este encuentro, los candidatos al sacerdocio de Venezuela alcancen un "espíritu genuinamente católico", un "corazón y mentalidad misioneros", que los haga siempre "más abiertos a las necesidades de la Iglesia y del mundo, atentos a los más alejados y (…) y a los grupos no cristianos del propio ambiente, en la oración y, particularmente, en el sacrificio eucarístico".
Igualmente es un anhelo del Papa, "que los formandos religiosos, que por su misma consagración se dedican al servicio de la Iglesia, se sientan siempre mas obligados a contribuir de moda especial a la tarea misional, según el modo de cada Instituto".
Seminaristas y la tecnología
Benedicto VI recordó en su carta a los seminaristas venezolanos, que a pesar de la tecnología actual el hombre seguirá teniendo necesidad de Dios. "Los hombres también en la época del dominio tecnológico, seguirán teniendo necesidad de Dios, del Dios manifestado en Jesucristo y que nos reúne en la Iglesia universal, para aprender con Él y por medio de Él la vida verdadera".
El propio Papa recordó a los seminaristas su carta del 18 de octubre de 2010, cuando les expresó: "Dios está vivo y necesita hombres que vivan para Él y que lo lleven a los demás".
Finalmente, "el Santo Padre confía a los seminaristas y formandos religiosos de Venezuela a la maternal protección de la Santísima Virgen María, primera 'evangelizadora' y misionera, para que los llene de ardor apostólico".
"Cristo Vale la Pena, Vale la Vida"
El XII Encuentro Nacional de Seminaristas y Formandos Religiosos de Venezuela, se llevó a cabo en la zona que comprende a la Diócesis de Guareas, del 26 de agosto al 2 de septiembre de este año, con la participación de más de cien futuros sacerdotes.

Entre las actividades previas a la evangelización en parroquias y comunidades de la Diócesis, se cumplió un taller de formación dictado por el Padre Abelardo Bassó, en el que se indicaron algunas herramientas para el fortalecimiento de la espiritualidad sacerdotal.
"La espiritualidad del sacerdote está intrínsecamente vinculado al Obispo y a toda la Iglesia. Los sacerdotes somos ministros de Dios al servicio de la gente. Nuestro modelo de sacerdote a seguir es Jesucristo", dijo. Y para dejar claro que no deben apartarse de la realidad, acotó: "no estamos al servicio de ninguna ideología o partido político alguno".
También les habló de las herramientas con las cuales se deben fortalecer en su vocación. "La oración diaria es vital; al igual que la lectura de la Palabra de Dios y la celebración de los sacramentos, especialmente de la santa misa. Debemos llevar una vida ascética y considerar la pobreza material de un modo voluntario. Un aspecto a reflexionar y practicar es el celibato como un regalo de Dios. Además, debemos pensar en la sinceridad con nosotros mismos y con los demás". De manera especial, habló de la identidad sexual.
Testimonios
Ginette Rodríguez. Laica comprometida de la Parroquia Nuestra Señora de Coromoto-Guarenas. "Fue una experiencia muy agradable tener aquí en nuestra diócesis a muchos seminaristas de Venezuela. Muchas familias quedaron bendecidas y llenas de mucha emoción por recibir en sus casas a estos jóvenes que vinieron a sembrar ese espíritu misionero", expresó.
Oscar Briceño. Seminarista Diócesis de Trujillo. Indicó que cuando llegó a la Parroquia Domingo Beato y Sol de Guatire – Las Rosas, para cumplir su apostolado expresó: "Que bien se siente aquí". "Esta ha sido una agradable experiencia de fe, evangelización y amor. Reafirmo que el Señor me ha llamado a su ministerio, a ser su servidor en medio de su pueblo, lo cual cumpliré con mucha alegría".
Diócesis Guarenas/RAP

 __________________
 
CARTA  APOSTOLICA DEL PAPA BENEDICTO XVI POR LA CUAL CONVOCA AL AÑO SANTO DE LA FE.
 


sábado, 1 de septiembre de 2012



CARTA APOSTOLICA MOTU PROPIO POR LA CUAL EL SANTO PADRE BENEDICTO XVI CONVOCA AL AÑO SANTO DE LA FE
vea o descarquela aqui



_______________________


CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA
COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA
ANTE LOS TRÁGICOS ACONTECIMIENTOS OCURRIDOS
EN LA REFINERÍA DE AMUAY

1. Los obispos que conforman la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, interpretando el sentir de todo el episcopado nacional, queremos manifestar nuestro profundo dolor ante los trágicos acontecimientos ocurridos, la madrugada de este sábado 25 de Agosto, en la Refinería de Amuay; acontecimientos que enlutan y entristecen a todo el pueblo venezolano y, en particular, a los habitantes del Estado Falcón.
2. Como pastores de la Iglesia queremos hacer llegar nuestra palabra de consuelo y solidaridad cristianos a los afectados por tan lamentable suceso. La fe en Jesucristo, Señor de la vida, médico de las almas y de los cuerpos, los sostenga en su dolor y les conceda la paz que sólo Él puede ofrecer (Cf. Jn 14,27). Tengan la certeza que las oraciones y el cariño de todos los católicos de Venezuela los acompaña en este momento.
3. Elevamos nuestras plegarias por el eterno descanso de los fallecidos. Pedimos que la confianza en Aquel que nos dice:”yo soy la resurrección y la vida” (Jn 11,25), fortalezca en la esperanza de la vida eterna, a los que hoy lloran la muerte de sus seres queridos.
4. Permita el Señor que momentos dolorosos como el presente nos ayuden a crecer en fraternidad y espíritu de colaboración a todos los venezolanos.
Caracas, 25 de Agosto de 2012
+ Mons. Diego Padrón + Mons. José Luis Azuaje
Presidente 1er. VP
+ Mons. Mario Moronta + Mons. Jesús González de Zárate
2do. VP Secretario General

_______________


Mensaje del Papa Benedicto XVI
Mensaje de solidaridad de Su Santidad Papa Benedicto XVI, con relación al trágico accidente ocurrido en la refinería de Amuay...







                                               ARQUIDIOCESIS DE MERIDA
                                        GOBIERNO SUPERIOR ECLESIASTICO

                                      
     NOMBRAMIENTOS Y  CAMBIOS
agosto de 2012

Párroco de Nuestra Señora de Regla Tovar: Pbro. Aldemar Villasmil
Párroco de la Inmaculada Concepción de La Azulita: Pbro. Raily Guerrero
Párroco Santiago Apóstol de Lagunillas: Pbro. Roberto Paredes
Párroco de San Antonio de Tabay: Pbro. Ramón Rojas
Párroco de Santa Bárbara de Guaraque: Pbro. José Ramírez
Párroco de Santo Domingo: Pbro. Ronald Rojas
Párroco de San José de Mucuchachí: Pbro. Jean Carlos González
Párroco de Santa Rita de Pueblo Nuevo: Pbro. Juan Cancio Márquez
Párroco del Santo Niño de Mesa de Quintero: Pbro. Oscar Contreras
Párroco de San Miguel de Jají: Pbro. John Emir Dugarte
Párroco de Nuestra Señora de la Candelaria de Las Piedras: Pbro. Yannis Gómez
Párroco de Nuestra Señora de Lourdes de Ejido: PP. Agustinos Recoletos
Vicario Parroquial de San Buenaventura Ejido: Diác. John Abelardo Chacón
Encargado dela Urb. Pompeya, Mérida: Pbro. Néstor Fernández
Encargado de la Sagrada Familia, Mérida: Pbro. Franklin Uzcátegui
Capellán del Hospital Sor Juana Inés de la Cruz, Mérida: Pbro. Franklin Uzcátegui
Encargado de El Molino: Pbro. Petronio Carrero
Vicarios Parroquiales de Catedral: Pbro. Robinson Rondón y Diác. Albeiro Ramírez
Miembros del equipo formador del Seminario San Buenaventura: Pbro. José Luis García (Mayor) y
Diác. Ramón Alberto Parra (Menor)
Vice Canciller-Secretario del Arzobispado: Pbro. Ramón Piñuela
Capellán de Nuestra Señora del Carmen Mérida:
Capellán del Colegio La Presentación Mérida: Pbro. Douglas Carrero
Capellán de la Casa Hogar Delia Dávila Gabaldón Mérida:
Asesor Arquidiocesano de Caritas:
Van a estudiar en Roma: Pbro. Jorge Canadell y Pbro. Jean Carlos Loaiza
Va a estudiar en Caracas: Diác. Gregori Lobo
Jubilados: Pbro. Jesús María González y Pbro. Víctor Angulo

Mérida, 21 de agosto de 2012
Doy fe,
Hna. Faustina Hernando Garrido
Canciller-Secretario
+ Baltazar Enrique Porras Cardozo
Arzobispo Metropolitano de Mérida


jueves, 12 de julio de 2012


Comunicado delos Arzobispos y Obispos de Venezuela  “Ante las Próximas Elecciones 2012”
XCVIII Asamblea Plenaria Ordinaria
Comunicado "Ante las Próximas Elecciones"
Caracas, 12 de julio de 2012

1. Como pastores de la Iglesia Católica y como ciudadanos, nos dirigimos de nuevo a todos los venezolanos ante la proximidad de las jornadas electorales. Les invitamos, en particular, a tomar conciencia de la relevancia del acto electoral del 7 de Octubre.

 2. Esta elección del Presidente de la República es, en efecto, un acontecimiento de particular importancia en  la vida de nuestra sociedad democrática, porque definirá profundamente el futuro del país. Para seguir construyendo la democracia en Venezuela, es fundamental el voto de cada uno de los ciudadanos, el cual deberá proyectarse en otras acciones. La elección es una parte, y no el final, de todo un proceso, porque después del 7 de Octubre, la vida nacional ha de continuar su curso normal. Es necesario que todos tomemos conciencia de nuestra responsabilidad pues la elección nos compete e interesa a todos.  Nadie debe sentirse excluido ni exento del derecho y el deber moral de sufragar válidamente.

   
3. La campaña electoral debe ser vista como un proceso pedagógico. En este sentido, los candidatos deben utilizar este tiempo para la presentación de un proyecto político eficiente con propuestas que respondan a las grandes necesidades e intereses del pueblo, y puedan ser evaluadas en el tiempo a través de dichos programas. De aquí, la necesidad de que los electores los tengan en sus manos con antelación. Por otra parte, esto exige abandonar, como tácticas electorales, la violencia política y el ventajismo en el uso de los recursos del Estado, la descalificación personal y las falsas promesas, ya que ellas sólo confunden y frustran a los electores.

4. Los resultados de la contienda electoral deberán conducir al país al reencuentro nacional y a un llamado a todos los venezolanos, sin distinción alguna, a cooperar con un proyecto común de nación.  Tal como lo dijimos en nuestra Exhortación al comienzo de año, "El deseo y la necesidad de reconciliación implican  establecer la convivencia nacional a partir del respeto y aprecio mutuo, el efectivo reconocimiento del pluralismo político-ideológico, cultural y religioso, y la correspondiente tolerancia hacia los demás.  Esta tolerancia, o mejor, aceptación del "otro",  en la perspectiva del bien común, favorecerá un clima político-social idóneo para el entendimiento mutuo y para superar la agobiante polarización que padecemos" (Exhortación Pastoral 2012: Año de la Reconciliación Nacional, 4, 12 de Enero de 2.012).

5. El Consejo Nacional Electoral, supremo responsable de la transparencia del proceso y del clima de confianza que debe acompañarlo, de acuerdo a las facultades que le otorga la Constitución y con la clara conciencia de que no se trata sólo de ofrecer la competencia jurídica y técnica para su realización, no debe escatimar mecanismos de información al ciudadano sobre todas las implicaciones del acto electoral.
     
6. Es fundamental que el Consejo Nacional Electoral ofrezca la garantía de que la opción del elector no podrá ser alterada, que será resguardado el secreto del voto y que los ciudadanos no encontrarán obstáculos para ejercer su derecho. Para ello es indispensable que los representantes de los partidos políticos participen en la observación de los escrutinios en todas sus fases. La presencia de observadores internacionales es un factor que ayudará a evidenciar la transparencia del proceso. El organismo electoral debe, de manera razonable, dar a conocer los resultados a la brevedad posible. Teniendo uno de los mejores sistemas electorales del Continente, con la tecnología más avanzada, no hay razones técnicas para que el pueblo se vea sometido a una angustiosa espera. La existencia de tales garantías será el mejor aval para respetar las normas establecidas y acatar la voluntad expresada por la mayoría.

7. En una campaña electoral democrática, el Estado y el Gobierno deben garantizar el cumplimiento de las leyes y normas que lo sustentan, el clima de seguridad y el equilibrio en el uso de los medios de comunicación y otros recursos electorales. Los reclamos y protestas razonables deberán hacerse por los cauces institucionales.

8. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana está al servicio de la nación y no de una parcialidad política; es garante de la constitucionalidad y del respeto a la voluntad de los electores. Los integrantes del Plan República están llamados a velar por el desarrollo seguro, pacífico y confiable del evento comicial.
   
9. Los miembros y los testigos de las mesas de votación deben propiciar un sano ambiente de convivencia y de trabajo en los Centros Electorales, que facilite el sufragio, fomente el respeto mutuo y promueva la colaboración entre todos. Cada Centro Electoral, cada mesa, debe ser un lugar en que se haga patente la vivencia de la democracia, la valoración de la ciudadanía y la aceptación de la diversidad de opciones y opiniones.

10. Desde ahora, invitamos a los creyentes a elevar sus oraciones a Dios, Señor de nuestra historia, por el éxito del proceso electoral y la paz social y política de Venezuela. Bendecimos las diversas propuestas de oración que tanto grupos de fieles como parroquias han venido realizando a favor de un proceso electoral democrático, transparente y pacífico. Oremos para que el Espíritu Santo nos conceda a todos la sabiduría e inteligencia espiritual que necesitamos para convivir  pacíficamente en la tolerancia y el respeto mutuo. 

11. Invocamos la protección de Ntra. Sra. de Coromoto, Patrona de Venezuela, e impartimos con afecto nuestra bendición a todos los venezolanos y residentes en el país.


Caracas, 12 de julio de 2012


Firman los Arzobispos y Obispos de Venezuela

lunes, 9 de julio de 2012

ORDENACIÓN EPISCOPAL DE MONS.TULIO LUIS RAMIREZ 
OBISPO AUXILIAR DE CARACAS

"Vuelvo a Caracas con entusiasmo para servirle a la gente"
Su Ordenación Episcopal se celebró el día de ayer 8 de julio, a las 11 de la mañana, en la Catedral Metropolitana, en el marco de la asamblea general del Episcopado Venezolano, a la que asistieron los obispos y el clero caraqueño en pleno. El nuevo Obispo Auxiliar de Caracas recibió la consagración  con mucho m entusiasmo.
Caracas, 04 de julio de 2012.- El 4 de abril de este año, Miércoles Santo, los medios de información católicos reflejaron en todo el mundo que el Santo Padre Benedicto XVI nombró Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas, a Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, sacerdote incardinado a la Arquidiócesis de Valencia, y quien hasta el momento se desempeñaba como Vicario General.
Monseñor Tulio Ramírez nació en Caracas el 28 de febrero de 1960, como él mismo dice: "en la caraqueñísima parroquia de San Juan". "Todos los sanjuaneros de Caracas nacíamos en la Maternidad Concepción Palacios", agrega con gran afecto al hablar de la capital venezolana que le vio nacer hace 52 años.
Es el primer hijo de los esposos Tulio Ramírez Veracoechea y Norma Padilla Hidalgo de Ramírez. Su familia se trasladó en el año 1971 desde Caracas al municipio Naguanagua, estado Carabobo. "Vivimos mucho tiempo en San Martín y después en la urbanización El Silencio, donde mi padre fue uno de los fundadores", expresó durante la conversación.
Realizó sus estudios de primaria en la Unidad Educativa Colegio Parroquial "Padre Seijas", y la secundaria en el Liceo Parroquial Carabobo, y en el Seminario Menor de Valencia, donde se graduó con el título de Bachiller en Ciencias.
Cumplió estudios de Filosofía en el Seminario Mayor Interdiocesano de Caracas y los teológicos en el Seminario de "San Idelfonso", en Toledo, España. Así también, obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, siendo ordenado sacerdote el 5 de agosto de 1984.
Explicó que después de su ordenación sacerdotal trabajó de vicepárroco de "San Agustín", en Guacara, estado Carabobo. En tierras cabrialenses ha sido párroco de "Nuestra Señora del Carmen", en Miranda; párroco de "San Diego de Alcalá", en San Diego; párroco de "Nuestra Señora de Begoña", en Naguanagua. Ha sido profesor del Seminario Mayor; y Juez del Tribunal eclesiástico arquidiocesano.
Actualmente es párroco de "San Agustín", en Guacara; y desde el año 2001, es Vicario General de la Arquidiócesis de Valencia y Moderador de la Curia.


Una gran noticia
Monseñor Tulio Ramírez recibió la noticia de su nombramiento días entes del 4 de abril, pero el Miércoles Santo fue cuando salió publicado en el órgano oficial de prensa del Vaticano. Fue oficializado a través de un comunicado de la Nunciatura, y Cardenal Jorge Urosa Savino, le transmitió la agradable noticia.
Su nueva investidura corrió entre los católicos con gran entusiasmo. El padre Pedro De Freitas lo informó a los fieles en la Catedral de Valencia, durante la misa de las 10 y 30 de la mañana de ese Miércoles Santo, ya convertida para Monseñor Ramírez Padilla, en una fecha inolvidable.
"Regreso a mi ciudad natal
Considera que su nombramiento de Obispo Auxiliar en la ciudad donde nació, es una gran responsabilidad ante Dios, la Iglesia Católica y el Santo Padre. "Vengo con inmensa alegría, con muchas expectativas, con muchos deseos de servir a Dios y a la Iglesia de Jesucristo; con muchas ganas de servir a la feligresía caraqueña".
Explica que acompañar al Cardenal Jorge Urosa Savino también es motivo de alegría. "Puedo decir que estuve trabajando con él cuando fue Arzobispo de Valencia y conozco de sus grandes anhelos y esfuerzo por una evangelización y una pastoral muy hermosas en la Iglesia arquidiocesana de Caracas", dijo.
Precisó que el Arzobispo de Caracas le ha encargado cumplir sus responsabilidades en la Zona Pastoral del Centro constituida por los Arciprestazgos de Catedral, Altagracia, Chacao y San Juan Bautista.
La vocación del nuevo Obispo de Caracas
Monseñor Tulio Ramírez comentó que su vocación sacerdotal estuvo marcada por la formación familiar que recibió y su vinculación a los movimientos de apostolado. "Yo vengo de una familia católica practicante. Eso hace mucho porque Dios va trabajando en cada persona. Es la base fundamental, que es la familia. Y luego, al estar involucrado y trabajando desde joven en los movimientos de apostolado".
Narró que en Naguanagua se formó en el Colegio Parroquial "Padre Seijas" que llevan las Hijas de María Madre de la Iglesia. "Al vincularme como joven en la Renovación Carismática, a la Legión de María, en la catequesis, a los grupos de canto y las demás actividades, allí fue brotando esa semilla de la vocación sacerdotal".

"Los movimientos de apostolado y las actividades vinculadas a la Iglesia son medios a través de los cuales se va manifestando Dios. Son como termómetros que te van midiendo. A mayor exigencia hay mayor compromiso, eso ocurrió conmigo".
Sobrino del Padre Padilla, héroe de El Porteñazo
El nuevo Obispo Auxiliar de Caracas tuvo un tío sacerdote y este también lo marcó por su participación muy reconocida en la familia y en la sociedad. "Se trata de Monseñor Luis María Padilla, aquel sacerdote que aparece en la famosa fotografía de Héctor Rondón – el fotógrafo hasta ahora único Premio Pulitzer que tiene Venezuela – y que le valió ser reconocido como Héroe de El Porteñazo".
La mencionada foto muestra el momento en que en el sector La Alcantarilla de la calle Urdaneta, en Puerto Cabello, Monseñor Luis María Padilla, para entonces párroco de Borburata y Capellán de la Base Naval, socorre en medio de la balacera a un soldado mortalmente herido durante la rebelión cívico militar del año 1962, conocida como El Porteñazo. Monseñor Padilla fue hermano de su abuelo y crió a su madre. "Viendo su valentía, su responsabilidad, el hecho de que fuese un sacerdote a carta cabal me sirvió de modelo".
Monseñor Urosa lo recibe en el Seminario
Ingresó al Seminario Menor a los 16 años para hacer el Quinto Año de Bachillerato, en Valencia. "Allí hice contacto con varios seminaristas de la época que iban a estudiar externos en el liceo donde yo estaba. El testimonio de ellos también marcó mi vida para dar el paso hacia mi vocación sacerdotal".
Refirió que esa decisión fue de mucha alegría para su madre, y aunque sentía temor de que no fuese bien aceptada por su padre, sin embargo, reconoció que él le dijo: "hijo vaya y pruebe". Pero además, acotó que su padre lo "acompañó al Seminario Interdiocesano Santa Rosa de Lima, en Caracas, que entonces estaba en Los Mecedores, La Pastora", y fue recibido por Monseñor Jorge Urosa, quien era el rector de entonces.
"Con su cordialidad y amabilidad de siempre recibía a los seminaristas que venían de las diócesis del interior del país". Manifestó que siempre recuerda esta imagen porque "al recibirnos, le dijo a mi padre: 'Señor Tulio, permítame la maleta y véngase conmigo para que vea donde estará residenciado su hijo. Desde la habitación podrá ver las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y Santa Rosa de Lima', de modo que estará protegido", recordó.
De igual manera mencionó a sus primeros guías y padres formadores en el Seminario. "Allí estaban Monseñor Baltazar Porras, quien era el vicerrector; el padre jesuita Leocadio Jiménez que nos acompañaba en la dirección espiritual; y el guía de primer año de filosofía, padre Carlos Porras, quien es gran amigo mío".
"Nuestra misión es la Evangelización"
Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla estima que la labor de la Iglesia Católica en la sociedad venezolana es cumplir con la Evangelización. "Nuestra misión siempre debe estar clara: es de paz, de buscar la unidad entre los venezolanos y llevar a Jesucristo a los distintos sectores. Nuestra tarea sigue siendo la evangelización".
Formuló que cuando se lleva el "mensaje de amor de Jesucristo, muchas personas cambian, porque siempre lo que desean ver es el cumplimiento de la misión que les confirió. Incluso, en todas las situaciones, es necesario llevar su mensaje".
"Una de las tareas de la Iglesia es la búsqueda de las personas alejadas", explica, al tiempo que rememora una expresión del Papa Juan Pablo II: "No tengan miedo, ábranle su corazón a Jesucristo". Por tanto, estima "necesario llevar la Palabra de Dios en algunos ambientes que se consideran 'enrarecidos', donde está ausente el mensaje de Jesucristo, para que queden impregnados con el signo de la salvación".
También habló de la sustracción de documentos privados del que fue objeto el Santo Padre Benedicto XVI. "Esta persona nos ha defraudado. No ha guardado el debido respeto ante la confianza que se le ha brindado", y lo considera como "una falta de responsabilidad gravísima".
Coincidiendo con el Cardenal Urosa y otros prelados venezolanos indicó: "Nos solidarizamos con el Santo Padre ante esta sustracción de documentos que nunca debió ser porque la persona cuando se le da confianza y alguna responsabilidad, esta siempre debe ser valorada".
La Ordenación Episcopal de Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla está prevista para hoy 8 de julio, en la Catedral Metropolitana de Caracas, a las 11 de la mañana. Esa actividad se realizará en el marco de la asamblea general de la Conferencia Episcopal Venezolana, estimándose la presencia de los obispos del país y clero caraqueño en pleno.

viernes, 27 de abril de 2012

Mensaje Urbi et Orbi del Papa Benedicto XVI con motivo de la Pascua.

Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero

“Surrexit Christus, spes mea” – “Resucitó Cristo, mi esperanza” (Secuencia pascual).

Llegue a todos ustedes la voz exultante de la Iglesia, con las palabras que el antiguo himno pone en labios de María Magdalena, la primera en encontrar en la mañana de Pascua a Jesús resucitado. Ella corrió hacia los otros discípulos y, con el corazón sobrecogido, les anunció: “He visto al Señor” (Jn 20,18). También nosotros, que hemos atravesado el desierto de la Cuaresma y los días dolorosos de la Pasión, hoy abrimos las puertas al grito de victoria: “¡Ha resucitado! ¡Ha resucitado verdaderamente!”.
Todo cristiano revive la experiencia de María Magdalena. Es un encuentro que cambia la vida: el encuentro con un hombre único, que nos hace sentir toda la bondad y la verdad de Dios, que nos libra del mal, no de un modo superficial, momentáneo, sino que nos libra de él radicalmente, nos cura completamente y nos devuelve nuestra dignidad. He aquí porqué la Magdalena llama a Jesús “mi esperanza”: porque ha sido Él quien la ha hecho renacer, le ha dado un futuro nuevo, una existencia buena, libre del mal. “Cristo, mi esperanza”, significa que cada deseo mío de bien encuentra en Él una posibilidad real: con Él puedo esperar que mi vida sea buena y sea plena, eterna, porque es Dios mismo que se ha hecho cercano hasta entrar en nuestra humanidad.
Pero María Magdalena, como los otros discípulos, han tenido que ver a Jesús rechazado por los jefes del pueblo, capturado, flagelado, condenado a muerte y crucificado. Debe haber sido insoportable ver la Bondad en persona sometida a la maldad humana, la Verdad escarnecida por la mentira, la Misericordia injuriada por la venganza. Con la muerte de Jesús, parecía fracasar la esperanza de cuantos confiaron en Él. Pero aquella fe nunca dejó de faltar completamente: sobre todo en el corazón de la Virgen María, la madre de Jesús, la llama quedó encendida con viveza también en la oscuridad de la noche.
En este mundo, la esperanza no puede dejar de hacer cuentas con la dureza del mal. No es solamente el muro de la muerte lo que la obstaculiza, sino más aún las puntas aguzadas de la envidia y el orgullo, de la mentira y de la violencia. Jesús ha pasado por esta trama mortal, para abrirnos el paso hacia el reino de la vida. Hubo un momento en el que Jesús parecía derrotado: las tinieblas habían invadido la tierra, el silencio de Dios era total, la esperanza una palabra que ya parecía vana.
Y he aquí que, al alba del día después del sábado, se encuentra el sepulcro vacío. Después, Jesús se manifiesta a la Magdalena, a las otras mujeres, a los discípulos. La fe renace más viva y más fuerte que nunca, ya invencible, porque fundada en una experiencia decisiva: “Lucharon vida y muerte / en singular batalla, / y, muerto el que es Vida, triunfante se levanta”. Las señales de la resurrección testimonian la victoria de la vida sobre la muerte, del amor sobre el odio, de la misericordia sobre la venganza: “Mi Señor glorioso, / la tumba abandonada, / los ángeles testigos, / sudarios y mortaja”.
Queridos hermanos y hermanas: si Jesús ha resucitado, entonces – y sólo entonces – ha ocurrido algo realmente nuevo, que cambia la condición del hombre y del mundo. Entonces Él, Jesús, es alguien del que podemos fiarnos de modo absoluto, y no solamente confiar en su mensaje, sino precisamente en Él, porque el resucitado no pertenece al pasado, sino que está presente hoy, vivo. Cristo es esperanza y consuelo de modo particular para las comunidades cristianas que más pruebas padecen a causa de la fe, por discriminaciones y persecuciones. Y está presente como fuerza de esperanza a través de su Iglesia, cercano a cada situación humana de sufrimiento e injusticia.
Que Cristo resucitado otorgue esperanza a Oriente Próximo, para que todos los componentes étnicos, culturales y religiosos de esa Región colaboren en favor del bien común y el respeto de los derechos humanos. En particular, que en Siria cese el derramamiento de sangre y se emprenda sin demora la vía del respeto, del diálogo y de la reconciliación, como auspicia también la comunidad internacional. Y que los numerosos prófugos provenientes de ese país y necesitados de asistencia humanitaria, encuentren la acogida y solidaridad que alivien sus penosos sufrimientos. Que la victoria pascual aliente al pueblo iraquí a no escatimar ningún esfuerzo para avanzar en el camino de la estabilidad y del desarrollo. Y, en Tierra Santa, que israelíes y palestinos reemprendan el proceso de paz.
Que el Señor, vencedor del mal y de la muerte, sustente a las comunidades cristianas del Continente africano, les dé esperanza para afrontar las dificultades y las haga agentes de paz y artífices del desarrollo de las sociedades a las que pertenecen.
Que Jesús resucitado reconforte a las poblaciones del Cuerno de África y favorezca su reconciliación; que ayude a la Región de los Grandes Lagos, a Sudán y Sudán del Sur, concediendo a sus respectivos habitantes la fuerza del perdón. Y que a Malí, que atraviesa un momento político delicado, Cristo glorioso le dé paz y estabilidad. Que a Nigeria, teatro en los últimos tiempos de sangrientos atentados terroristas, la alegría pascual le infunda las energías necesarias para recomenzar a construir una sociedad pacífica y respetuosa de la libertad religiosa de todos sus ciudadanos.
Feliz Pascua a todos.

jueves, 12 de enero de 2012

XCVII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Venezola (CEV)

DOCUMENTO FINAL DE LA XCVII ASAMBLEA ORDINARIA


2012: Año de Reconciliación

2012: AÑO DE RECONCILIACION NACIONAL
Introducción
1. Los Obispos de Venezuela, reunidos en nuestra XCVII Asamblea Plenaria Ordinaria, en la que hemos elegido una nueva Presidencia, hacemos llegar un saludo de Año Nuevo a todos nuestros hermanos en la fe y a todos los ciudadanos, haciendo votos al Señor por su bienestar personal, familiar y social. Invocamos la bendición de Dios sobre nuestro país, a fin de que sea un ámbito de libertad y solidaridad, de fraternidad y paz.
2. Nos dirigimos a todos con la profunda conciencia de la compleja situación ética, política, económica y social que encara nuestro país en este 2012, la cual se enmarca en un escenario mundial de particular gravedad y dramatismo, tal como lo acaba de señalar el Papa Benedicto XVI en su Mensaje con motivo de la Jornada Mundial de la Paz. "Vivimos en un mundo en el que la familia, y también la misma vida, se ven constantemente amenazadas y, a veces destrozadas." (Benedicto XVI, Mensaje de para la Celebración de la Jornada Mundial de la Paz 2012, no. 2) Dirigimos la presente Exhortación en una actitud de esperanza, virtud cristiana fundamental, y desde un compromiso decidido de cambio y renovación, como corresponde a creyentes en Cristo, Salvador y Liberador. Nos detenemos en algunos puntos de particular sensibilidad en el momento actual.
1 - Reencuentro nacional
3. Cuando se hace el inventario de las necesidades y expectativas del país, destacan como más urgentes la seguridad, el empleo, la vivienda, la salud, la orientación y calidad de la educación, los servicios viales y la capacidad alimentaria. Así mismo destaca la extraordinaria importancia de contar con un Estado de derecho, efectivo y confiable, para la convivencia ciudadana. Sin embargo hay un anhelo que se debe tener como máxima prioridad: la reconciliación de los venezolanos. Este ha sido un tema recurrente en nuestras anteriores exhortaciones.
4. El deseo y la necesidad de reconciliación implican restablecer la convivencia nacional a partir del respeto y aprecio mutuos, el efectivo reconocimiento del pluralismo político-ideológico, cultural y religioso y la correspondiente tolerancia hacia los demás. Esta tolerancia o, mejor, aceptación del "otro", en la perspectiva del bien común, favorecerá un clima político-social idóneo para el entendimiento mutuo y para superar la agobiante polarización que padecemos. Por tanto, ratificamos la necesidad de un proyecto común compartido, como el que tenemos en la Constitución, y reiteramos nuestro rechazo a la imposición de un determinado proyecto de país que conlleve la exclusión política de quienes no lo acepten o lo adversen, porque tal pretensión atenta contra los derechos garantizados en la Constitución, el verdadero interés nacional y los principios éticos que deben sustentar una sociedad.
5. Trabajar por construir la unidad entre los venezolanos no es tarea fácil. El progreso y el bienestar de este país sólo podrán lograrse con la participación de todos los ciudadanos. Ante las dificultades, por grandes que sean, no debemos desesperar, ni como personas ni como creyentes. Aunque el pasado de Venezuela registra intermitentes rupturas internas, registra también experiencias de acuerdos y períodos de paz. La convivencia democrática, con rango constitucional desde hace un poco más de medio siglo, aunque limitada y defectuosa, como toda obra humana, pertenece también a nuestra historia nacional.
2. Derechos Humanos
6. Para fundamentar el reencuentro y la paz un elemento clave es el respeto, defensa y promoción de los Derechos Humanos. Estos no son una concesión del Estado ni de gobierno alguno, sino que tienen su origen en el plan de Dios, al crear al ser humano como persona a su imagen y semejanza (Gn. 1, 26) llamada a realizarse plenamente en la comunión con los demás. Tales derechos se vulneran por la violencia generalizada, el irrespeto, impunidad o manipulación de la justicia, la utilización de listas discriminatorias, por el empleo sistemático de la mentira y por la actitud de indiferencia y pasividad ante los problemas comunes. Estas actitudes equivalen a una negación de los mismos derechos.
7. Entre los Derechos Humanos sobresale el derecho a la vida de las personas, desde la concepción hasta la muerte natural, de donde emana el compromiso de conciencia que tenemos todos de defender la vida y de generar condiciones y oportunidades de un desarrollo auténticamente humano para todos. Este es el horizonte que debe orientar cualquier proyecto de país.
3. Violencia e inseguridad
8. La seguridad ciudadana constituye un amplio sistema de relaciones entre realidades, entidades, organismos del Estado y ciudadanía organizada. Es una situación de vida, salud, protección y defensa de las personas, que tiene su fundamento en una concepción integral de la vida misma, en la Constitución Nacional, en una política de compromisos con los Derechos Humanos y en un plan global de seguridad.
9. La inseguridad, por el contrario, es un problema pluridimensional que no se resuelve con medidas parciales ni militarización de la sociedad. No basta tampoco la represión sin la prevención, ni el desarme de la población civil manteniendo la impunidad. Hay que ir a las causas del mal, erradicar la pobreza no con dádivas sino con empleo y educación de calidad. Nos unimos al clamor de tantas familias y personas, víctimas de la delincuencia y de la inseguridad, en la solicitud de la aplicación de la Ley para el Desarme y Control de Municiones. Este instrumento legal, entre otros, contribuirá a bajar el índice de delitos y el clima de violencia.
4.- Situación carcelaria
10. La valoración de los Derechos Humanos contrasta con la terrible situación de las cárceles venezolanas. La primera propuesta desde el Evangelio es el reconocimiento de la dignidad de las personas privadas de libertad que son hijos de Dios y hermanos nuestros, aunque hayan cometido delitos. Es necesario profundizar el proceso de humanización de los recintos carcelarios mediante el respeto a la vida, la educación para el trabajo y la transmisión de valores. Apreciamos grandemente la ardua labor, callada pero eficaz, de los Capellanes y del voluntariado penitenciario católico.
11. Consideramos como un aporte necesario, requerido por razones humanitarias y de justicia, el otorgamiento de medidas de gracia a los presos políticos. Por ello, como hemos hecho en tiempos pasados, renovamos esta petición a quienes tienen el poder de decisión en sus manos.
5. Participación y decisión electoral
12. El año que comienza es de particular significación para el país. En efecto, el pueblo se pronunciará electoralmente en diversas oportunidades y, en particular, el próximo octubre decidirá sobre quién será el Presidente de la República en el período constitucional 2013-2019. Este acontecimiento reviste esta vez una importancia especial, habida cuenta de la magnitud de los problemas que están sobre el tapete nacional y los contrapuestos modelos sociales presentados como vías de solución.
13. A la elección de octubre los venezolanos no debemos llegar como bandos enfrentados en guerra. Por eso, tenemos que excluir la idea de un proceso electoral concebido como una batalla que sólo deja vencedores y vencidos irreconciliables. Al contrario, hemos de potenciar la convicción de que se puede y se debe lograr, a través de unas elecciones libres y el comportamiento cívico, una convivencia democrática multicolor en la cual se puedan tejer acuerdos básicos incluyentes y alcanzar colaboraciones en puntos fundamentales para un progreso compartido y sostenible.
14. La decisión electoral de octubre debe asumirse en esta perspectiva humana y cristiana de reconciliación nacional. Por eso, ratificamos nuestro llamado a ejercer de modo consciente, libre y responsable el derecho y deber constitucional de votar. Junto con todo el pueblo exigimos al Consejo Nacional Electoral actuar con total independencia y garantizar las condiciones para que haya equilibrio en la campaña electoral, sin ventajismos que pongan en duda la credibilidad del evento y hacer respetar los resultados. De la misma manera pedimos la presencia de una Observación Internacional respetable y plural.
Nuestro Compromiso
15. Al comienzo de un año tan especial y exigente para el país y la Iglesia, renovamos nuestra fe en Jesucristo el Señor, conscientes de nuestras limitaciones y debilidades, pero confiados en su amor misericordioso, y formulamos nuestro compromiso de servir con particular entrega, junto con todo el Pueblo de Dios, a la causa de la paz y de la unión en este 2012, que reclama un esfuerzo común para el encuentro de todos los venezolanos.
16. Debemos esforzarnos en construir y vivir la comunión fraterna entre los diversos sectores e instancias de la Iglesia, y al mismo tiempo en el país, mediante el seguimiento permanente de su diario acontecer, en todas sus dimensiones, desde una perspectiva pastoral. Invitamos a todos los católicos a unirse en oración e iniciativas para promover la reconciliación nacional, y dar esta orientación a las jornadas, campañas y actividades que realizamos este año. Extendemos esta invitación a los creyentes de las diversas confesiones religiosas y a los hombres y mujeres de buena voluntad.
17. Ponemos en manos de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, estas intenciones y la nación entera, suplicándole que interceda ante su Hijo Jesucristo por todos los hombres y mujeres de nuestro país.
Caracas, 12 de Enero de 2012
Con un saludo y bendición
Los Arzobispos y Obispos de Venezuela


________________________________________


NUEVA DIRECTIVA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA 

Mons. Diego Padrón Nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana
El Arzobispo de Cumaná, Mons. Diego Padrón, fue elegido como nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana para el período 2012 – 2015. A Mons. Padrón le acompañan en la presidencia Mons. José Luis Azuaje, Obispo de San Carlos del Zulia como primer vicpresidente y Mons. Mario del Valle Moronta, Obispo de San Cristóbal como segundo vicepresidente.
 Para la Secretaría General fe elegido Mons. Jesús González de Zárate, Obispo Auxiliar de Caracas.
La nueva Junta Directiva de la CEV asumió sus funciones de inmediato para continuar con la conducción de la XCVII Asamblea Plenaria Ordinaria que culminó el día de hoy 12 de enero. Entre las tareas iniciales de esta nueva directiva está la de aprobar el plan trienal a ser aplicado en el país en el período 2012 al 2015.

La CEV alzó la voz para que “los políticos oigan más al pueblo”

8 enero 2012




 “Debemos orar por su pronta y total recuperación”, dijo el presidente del organismo que agrupa a los obispos católicos del país, en referencia a la salud del mandatario Hugo Chávez; instó a frenar la violencia y a desarrollar una campaña electoral respetuosa


Monseñor Ubaldo Santana

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Ubaldo Santana, inauguró la XCVII Asamblea Plenaria Ordinaria de este organismo con un llamado a los políticos para que escuchen al pueblo.

“Queremos alzar la voz para que los políticos oigan más al pueblo” y “se aboquen con seriedad a resolver” los problemas, indicó Santana, quien sostuvo que “la conflictividad política y social ha seguido en aumento” y “se han multiplicado las protestas”.

En cuanto al máximo acontecimiento político de 2012 -los comicios presidenciales- Santana enfatizó que se debe hacer “una campaña electoral muy respetuosa”, basada en “la valorización de la persona, y no sobre la descalificación del otro”.

El obispo, en declaraciones a los medios, recalcó que no son los adversarios los que deben descalificarse. “Son los votantes los que tienen que decidir qué vale un candidato, qué vale su propuesta”, puntualizó.

Afirmó que “todos deseamos que nuestros candidatos presenten una hoja limpia, tengan credibilidad moral y tengan competencia en lo que están buscando”.

Llamó a no votar “por la carita de la persona, o por la edad que tenga, o por la fascinación mediática. Tenemos que votar con seriedad, con conciencia, buscando valores que hoy no se están tomando en cuenta”.

ORAR POR CHÁVEZ

“La salud del presidente Chávez ha dado mucho de que hablar, y se ha transformado en un factor importante” para la política nacional. “Debemos orar por su pronta y total recuperación”, invitó.

Lo mejor para los comicios del 7 de octubre “es que el Presidente llegue a ellos plenamente recuperado”.

DESARMAR A LA POBLACIÓN

La CEV consideró importante “desarmar a la población civil, luchar más prontamente contra el narcotráfico y limpiar de corruptos los estamentos públicos”.

Como evalúa que el problema de la violencia “rebasa las posibilidades y consecuencias del Gobierno”, la Conferencia convocó a “una acción conjunta” que permitirá “salir de tan agobiante laberinto”.

Santana dijo a los medios que se debe detener “la espiral de violencia”, a la que definió como “un punto que la agenda del Gobierno Nacional y la de los candidatos no pueden dejar a un lado”. En este sentido, añadió, “insistimos en la necesidad de una acción más conjunta, más consensuada”.

Llamó también a reducir “la conflictividad política e institucional”, a “un mayor respeto hacia la Iglesia” y la reactivación de las misiones “que atiendan y resuelvan en verdad los problemas reales que afectan a la población”.

Los obispos católicos subrayaron que es indispensable “que los venezolanos abandonemos atrincheramientos y divisiones, y nos pongamos a trabajar juntos en la elaboración de un proyecto integral y consensuado de país”.

Los dirigentes de la Iglesia, garantizó Santana, “queremos ser agentes de paz, de reconciliación, de entendimiento; de búsqueda de consensos a través de la escucha mutua y del diálogo constructivo.